El baile de los malditos

El baile de los malditos

El baile de los malditos ()

The Young Lions. EEUU. 1958. (167 minutos). Dir.: Edward Dmytryk. Int.: Marlon Brando y Montgomery Clift.

Ambiciosa superproducción que reunió a estrellas y técnicos de máxima categoría para adaptar, con guión de Edward Anhalt, el best seller de Irwin Shaw. Es un gran espectáculo que muestra las experiencias desde principios de la II Guerra Mundial de dos soldados estadounidenses (uno de ellos judío) y un oficial alemán, así como de las respectivas mujeres en sus vidas: los dos bandos están vistos tanto en el campo de batalla como en los conflictos domésticos. El resultado es convincente en el aspecto épico (fotografía, música y sonido fueron candidatos al Oscar), pero limitado en el aspecto doctrinal que se queda en un melodrama convencional con parábolas elementales que, en la línea de un Hollywood de Guerra Fría cuando la neutralizada amenaza nazi fue sustituida por la comunista, tratan de contemporizar más que de profundizar: el militar alemán va repudiando la ideolgía nazi (al parecer, Marlon Brando impuso esta transformación que no se daba en la novela original), el judío americano se enfrenta al enemigo alemán en el campo de batalla y también al antisemitismo entre sus camaradas y compatriotas. Se ve con escepticismo, aunque ocasionalmente alcanza intensidad, y proporciona ocasión de lucimiento a Montgomery Clift y Dean Martin, los soldados de unos Estados Unidos democráticos pese al racismo y antisemitismo, y de narcisismo a Brando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *